Cómo mejorar una pecera de bola

pecera-bola-400x288.jpg

El otro día os contaba que las peceras redondas son una autentica tortura para los Goldfish, ya que es una especie que crece mucho (supera los 15 cm de largo por lo que necesita un acuario de 40 litros para él solo); es sociable, vive en bancos de peces de unos 15 a 20 ejemplares, por lo que necesita estar en contacto con otro ejemplares y, finalmente, requiere un fondo con piedras y algas para rebuscar en él y encontrar su comida.

Prisiones para peces

Pero no sólo para el Goldfish, según el especialista Tirion Baarn las peceras redondas son una auténtica prisión para cualquier especie de pez debido a su reducido tamaño, que no suele superar los 10 o 15 litros, por lo que quitando especies que apenas crecen, el resto desarrollará enanismo y graves problemas de salud porque se atrofiarán sus órganos internos.

Otro de los problemas que provoca esta pecera son la concentración de deshechos en su interior porque no vienen con filtro para limpiar el agua (o traen uno pequeño de esponja o fondo de placa) ni traen bomba de aire, así que el agua acabará ensuciándose pudiendo provocar enfermedades. Habrá que limpiar el agua regularmente y añadir productos como anti-cloro, pero con cuidado de aplicar la medida exacta para que un mal parámetro del agua no le mate por asfixia o branquias abrasadas por el cloro.

Otros problemas físicos son la atrofia ya que nadan en círculos obligatoriamente, la asfixia debido a la constante falta de oxígeno que los obliga a boquear en la superficie y una temperatura inadecuada del agua que les perjudica ya que se calientan en exceso debido a su pequeño tamaño.

Los peces sufren más problemas psicológicos: el cambio constante del agua que, como veremos luego, exige que se saque al animal de la pecera les genera estrés; las paredes curvas distorsionan su percepción de la realidad y puede enloquecerlos; también caen en el aburrimiento y la depresión al carecer de adornos y compañeros.

Mejorar una pecera de bolapecera-bola

Lo más sensato sería reconocer el error y comprar un acuario, pero si no nos es posible, hay una serie de complementos que pueden mejorar la pecera de bola de manera temporal aumentando la calidad de vida de nuestros pececitos y, por lo tanto, que no se nos muera asfixiadito a los tres días. De todos modos, insisto: un goldfish u otra especie que crezca morirá irremediablemente: una lástima para todos los que, como tú, amamos los peces.

Complementos en la pecera

Como te hemos dicho, uno de los problemas de las peceras bola es que el animalito sufre a veces de carencia de oxígeno; por ello, no llenes la pecera de agua hasta los topes, sino deja unos centímetros debajo del cuello para facilitar el intercambio de gases. Si aún así el pececito boquea en la superficie, deberás comprar un difusor de burbujas conectado a una bomba de aire. Es barato, yo que tú lo compraba de todos modos sin esperar a comprobar que el animalito se asfixia.

Filtro de placa

Hay filtros circulares para peceras de bola. Son de plástico con rendijas y un tubo del mismo material. Antes de colocarlo enjuágalo con agua no clorada y ponlo en el fondo de la pecera. Conéctalo a una bomba de aire y cúbrelo con 4cm de grava para pecera. Llena la pecera de agua y enciéndelo. El aire succiona los desechos del pez hacia la grava donde son descompuestos. De esta manera se producirá la filtración biológica de la pecera mejorando la calidad del agua, aunque es necesario cambiar ésta una vez a la semana y otra al mes para que sea de mejor calidad.

Cambios de agua

Debes cambiar el agua semanalmente y una vez al mes. Los expertos recomiendan cambiar la mitad del agua de la pecera sustituyéndola por agua no clorada. Para hacerlo, deja reposar ésta durante un rato hasta que alcance la misma temperatura de la de la pecera. Cuando veas con un termómetro de acuario que es la misma saca una cuarta parte del agua en la que irá tu pececito y ponlo en un recipiente aparte. Remueve la grava, vacía el resto del agua, añade el agua no clorada y luego al pececito y el agua en la que está.

Estos son los consejos para solucionar temporalmente el problema pero si realmente quieres que tu pez, sea de la especie que sea, viva mucho tiempo y muy feliz, llena la pecera de bola de arena, conchas y úsala como objeto decorativo y compra un acuario adecuado para tu pececito. Así podrás añadir amigos para que no esté solo y tanto ellos como tú disfrutareis de la experiencia de compartir la vida con un precioso animal que aporta tantas satisfacciones.