Cómo mantener con vida a los peces de feria

1016018-24055579_or-640x288.jpg
Las peceras redondas no son apropiadas

Las peceras redondas no son apropiadas

Ha llegado el verano y con él las ferias en las que conviven pacíficamente las atracciones, los puestos de artesanía y las barracas que ofrecen regalos si uno tiene la suerte y la puntería suficiente. Los regalos que ofrecen son variados aunque hay uno que está poniéndose de moda de unos años a esta parte y que los amantes de los peces detestamos: un pececito.
El juego es relativamente sencillo: arrojar con la mano una bolita de ping pong y colarla por el agujero de la pecera. Digo sencillo porque a pesar de que la pelota rebota el 90% de las veces contra el borde de cristal tal y como dice el cartel que invita a jugar el «Premio es seguro» y siempre regalan un asustado goldfish en una bolsita de plástico. Pues vaya una ruina ¿no? Pues no, porque no quedará más remedio que comprarle al simpático feriante una pecera redonda y comida.

No deberíamos fomentar esta práctica inhumana: tenemos que enseñar a nuestros hijos que es un ser vivo y que su crianza conlleva una gran responsabilidad. Si después de habérselo explicado sigue interesado en tener uno, lo más sensato es comprar un ejemplar en una tienda especializada junto con todo lo necesario, no sólo porque nos ofrecerá más garantías, sino por respeto a los 100 mil millones de goldfish que se crían en todo el mundo como adornos de un día.

Si a pesar de ello hemos cedido a la tentación, deberíamos seguir una serie de reglas básicas para que el ejemplar crezca sano y nos acompañe feliz mucho tiempo y no muera en las siguientes 24 horas.

Necesitan espacio y compañía

                                               Necesitan espacio y compañía

Forma de la pecera

Las paredes curvas distorsionan su percepción y acaban enloqueciéndolos porque no tiene variación ni interés: no pueden estar con otros peces, no caben adornos, no se entretienen buscando la comida: no hacen nada salvo dar vueltas en círculos, algo muy dañino para ejemplares cuya constitución les permitiría nadar largas distancias si no estuvieran en cautividad.

Debido a la forma redondeada, el espacio entre agua y aire es tan escaso que acaba generándose una constante falta de oxígeno que acaba siendo fatal para el animalito ya que además consumen el doble de oxígeno que otros peces cuando la temperatura del agua es elevada y acaban boqueando en la superficie porque se asfixian.

Tamaño de la pecera

El especialista Tirion Baarn considera que debido a su tamaño, una pecera redonda es una auténtica prisión, opinión que comparte el biólogo y director de la Wilhemina Aquarium en Stuttgart, Dr Dieter Jauch, quien en su libro sobre los cuidados de estos peces dorados aconseja que se críen en acuarios y estanques, nunca en éstas.

Las peceras redondas no sirven para mantener ninguna especie de pez debido a su reducido espacio,de 10 a 15 litros con mucha suerte (menos aún las de feria, claro está) tamaño claramente insuficiente para cualquier especie incluyendo, por supuesto, el goldfish, que necesita cómo mínimo 40 litros.

Otros aumentan la capacidad y afirman que necesitarán un acuario de por lo menos 200/ 250 litros de capacidad por los siguientes motivos:

El tamaño: Los goldfish superan los 15 cm de largo en su edad adulta, de ahí que uno solo necesite por lo menos 40 litros. La falta de espacio provoca que no crezcan desarrollando lo que se denomina «enanismo», es decir, tamaño pequeño y órganos internos atrofiados.

Desechos: por su gran tamaño generan gran cantidad de desechos y las peceras bola no tienen filtro para limpiar el agua, ni bomba de aire por lo que habrá que cambiar el agua habitualmente. Ésto provoca cambios inadecuados ya sea por exceso o por defecto, por no aplicar cloro o por aplicar demasiado, que no solo estresarán al animalito sino que causarán malos parámetros del agua y acabará muriendo por enfermedad, asfixia o con las branquias abrasadas por el cloro.

Alimentación: Los restos de comida caen al fondo de la pecera, lo que empeora la calidad del agua y exige de cambios de agua más frecuentes. A ésto se añade que los goldfish son propensos a padecer vejiga natatoria, por lo que se les debe de alimentar 1 o 2 veces al día y dejarlos en ayunas un día a la semana.

Sociabilidad: Ungoldfish no puede estar solito; son sociables y necesitan estar en grupos pequeños de aproximadamente 10 ejemplares para nadar juntos buscando comida y mantenerse así de modo saludable. Su entorno natural es un estanque profundo o un acuario de 100 x 50 x 50 cms con plantas de agua, piedras y arena para que las remuevan buscando su comida.

Obviamente no todos podemos permitirnos tener un estanque o un acuario enorme pero sí uno que cumpla los requisitos básicos: acuario forma rectangular, bomba de aire y difusor de burbujas, filtros adecuados y espacio para que viva con dignidad.