Clases de peceras

Las peceras o acuarios como los peces que viven en ellos son variados, y responden al gusto y necesidades de cada dueño de una pecera o acuario, y claro está a los habitantes de la misma.  Existen variadas clases de peceras que recrean el ambiente natural de los peces que viven en ellas, con el fin de además de ser muy decorativas, permitir a los peces vivir en tranquilidad y seguridad en un ambiente que excepto por ser adaptado no difiere en nada más de su habitat.

Las peceras y acuarios se agrupan en categorías según: la clase de agua que tengan, que responde también a la clase de peces que se eligen para vivir en la misma.  Las peceras también se dividen en también por su uso, ya que algunos están destinados a la crianza de peces de alguna determinada clase y otros quizá sean peceras y acuarios para una clase de peces que solo viven en la misma con fines de compañía y decoración. Algunos expertos en peceras y acuarios las definen también según la temperatura de agua, la que corresponde también a la población de la pecera que requerirá agua a determinada temperatura.

Estas peceras según la temperatura del agua son: peceras con agua fría, que son ideales para peces exóticos y el agua se mantiene bajo una temperatura controlada  y peceras tropicales, en la que el agua fluctúa en la temperatura regulada por un termostato.  Pero también hay peceras según el tipo de agua que contienen: peceras de agua dulce, agua salada, peceras de agua salobre, estas peceras mediante el agua recrean el ambiente que necesitan los peces para vivir en una imitación de su entorno, agua dulce para un ambiente fluvial; agua salada para un ambiente océanico, agua salobre que reconstruye el ambiente de los estuarios.

Mientras que dentro de la división de peceras por utilidad, se encuentran las siguientes peceras:

Acuario específico es el que se elige para que viva una determinada raza de peces, más que todo por gusto que por cualquier otro motivo, o porque una raza sea más adecuada para su cuidado, o más atractiva a los ojos de su propietario, Acuario de Biotopo es una de las recreaciones más cuidadosas de habitat para los peces, porque en él se reúnen no solo los peces sino las plantas que les rodean en su habitat natural, por lo que los peces se sentirán cómodos y son además muy atractivos paisajes.

Acuario comunitario, en un mismo lugar pueden vivir plácidamente gracias a compartir las mismas condiciones ambientales varias especies de peces y plantas, y en un acuario comunitario viven peces y plantas variados compartiendo el mismo entorno, Acuario de reproducción, es el ideal para los que se dedican a la crianza de peces, porque las condiciones están diseñadas para promover la reproducción de los mismos, Acuario de Cría a diferencia del de reproducción es que en aquel suele criarse y reproducirse varios peces diferentes que comparten el mismo hábitat aunque no sean de la misma clase, mientras que en éste se limita a una sola especie que se desea reproducir.

Acuario Holandés, más artístico que de crianza o cuidado de peces, porque en algunos casos tiene peces, muy pocos, y en otros ni siquiera tiene peces, por lo que no debería considerarse una pecera o acuario, pero debido a que lo es pero sin peces, sirve más que todo para exposiciones o para cultivar el arte del paisajismo acuático, porque en él se recrean paisajes acuáticos que aunque atractivos no tienen o tienen casi muy pocos peces. Resultan atractivos a la hora de visualizar cómo desearíamos crear el hábitat de nuestros peces en nuestra pecera.

Es importante tener en cuenta que aunque todas las peceras y acuarios se ven maravillosos cuando los visualizamos y muchas veces inspiran para hacerse de una, la crianza y cuidado de los peces, por pocos que sean y aún cuando sean solo para tenerlos en casa como mascotas, demandan cuidados y tiempo de invertir en su mantenimiento y cuidado, después de todo aunque silenciosos y pequeños, los peces son también seres vivos que requieren sus cuidados.

Hay que vigilar la seguridad del acuario o pecera que nos decidamos por tener, el tener juguetes para el disfrute de los peces quizá resulte placentero en alguna medida para los peces y para nosotros atractivo por cuanto hace más vistoso el acuario o pecera, pero la elección o la decisión de agregar juguetes y recrear complicados paisajes en el mismo puede no ser lo más cómodo para los habitantes del acuario que deben vivir en él, después de todo castillos sumergidos, cofrecillos de tesoro, sirenas y otras coqueterías de acuarios y peceras no aportan al bienestar y felicidad de nuestros pequeños peces ningún beneficio y en este caso debe prevalecer utilidad sobre atractivo, cuando este último como hemos dicho no contribuye a las condiciones de habitabilidad.